Desde que inicio la pandemia de Covid-19, en distintos establecimientos como hospitales, oficinas, tiendas de autoservicios, el uso de termómetros de “pistola” se volvieron de uso común.


Sin embargo hace unos días en las redes sociales, algunas personas aseguraron que este tipo de termómetros pueden causar daño oftalmológico y neuronal, pero es una información falsa, ya que la señal infraroja emitida por estos no es perceptible ni dañina para el ojo del ser humano.

Fue por medio de distintas publicaciones en Facebook y una serie de audios de WhatsApp que se alertó sobre su uso, por lo que se debería evitar seguir usandolos.


Pero el uso de este instrumento de medición es parte del protocolo sanitario y no pone en ningún riesgo la integridad de las personas.

Sin embargo, la toma de la temperatura es un protocolo de seguridad sanitaria y no pone en riesgo la integridad de las personas.

¿Cómo funcionan?


Este tipo de termómetros conocidos como de no-contacto, infrarrojos o de “pistola”, trabajan por medio de un sensor que interpreta la información infrarroja que es emitida de manera natural todos los cuerpos vivos. Este sensor emite una señal y recibe otra.

Este tipo de tecnología esta presente desde hace mucho en varios tipos de aparatos, como lo son los controles para la televisión.

Fuente: Excelsior

A %d blogueros les gusta esto: