La comunidad cinematográfica de México alzó ayer la voz para dejar en claro que la iniciativa de ley de desaparecer ciertos fideicomisos y apoyos como el Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (Fidecine), propuesta por Morena en la Cámara de Diputados, destruiría la creación cinematográfica y afectaría a cientos de familias que viven de la producción fílmica.

«El cine es memoria y sin memoria no es posible existir. Cortar estos apoyos o cambiarlos permanentemente y sin el acuerdo o consulta de la comunidad no sólo es unilateral y profundamente ciego, sino que sofoca para siempre las pocas formas de supervivencia que existen para nuestro cine. No aboguemos por nosotros, sino por los que vienen. Hay miles de jóvenes que vienen con fuerza e ideas nuevas”, escribió Guillermo del Toro en su cuenta de Twitter.

En la misma red social, el realizador hizo un llamado a algunos representantes de Morena, especialmente a los diputados Mario Delgado y Dolores Padierna, quienes están tratando de mover su iniciativa de ley bajo el argumento de “implementar diversas acciones congruentes con una política de austeridad que permita eliminar los gastos innecesarios, eliminar la opacidad en su administración y generar ahorros para que el país asigne eficazmente recursos públicos a las acciones y planes prioritarios del plan Nacional de Desarrollo 2019-2024”, dentro del cual se tiene contemplado el apoyo a la sociedad ante la pandemia de covid-19.

Horas más tarde, la vicepresidenta de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, Dolores Padierna, escribió en Twitter:

«Vamos a revisar cada uno de los fideicomisos. La iniciativa mantiene todos los proyectos, programas, apoyos, becas, etc. contenidos en los fideicomisos.»

«Tampoco el objeto de su creación. El Fidecine se mantiene, es un mero cambio administrativo. Abrazos maestro @RealGDT (Guillermo del Toro) y gracias por su preocupación.»

«Comparto la preocupación del maestro en el sentido de que la mayoría de los trabajadores de la industria cinematográfica necesitan continuidad y viven de una producción a otra. Por ese motivo aclaro que, con la iniciativa presentada, los recursos del cine no se extinguen”.

Por su parte, Sergio Mayer, presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, convocó a una reunión virtual a la que asistió el coordinador de la bancada de Morena, Mario Delgado, y los cineastas Alfonso Cuarón, Alejandro González Inárritu y Del Toro, quienes advirtieron que la desaparición del Fidecine se traduciría en un retroceso para la industria cinematográfica mexicana.

Minutos antes de las nueve de la noche, Mayer publicó en Twitter los acuerdos finales de la reunión.

  • 1— El Fidecine permanece en la ley. 2.— Se abre una mesa de trabajo para fortalecer la cinematografía en México. 3.— Se respetarán los acuerdos y compromisos de Imcine.
  • En la Comisión de Cultura y Cinematografía continuaremos dando a conocer las acciones y avances de los trabajos que desarrollaremos derivados de los acuerdos.
  • Mi reconocimiento al diputado Mario Delgado por aceptar que permanezca el Fidecine y sumarse al reto de fortalecer la cinematografía en México. Muchas gracias a la comunidad artística y cultural por todo su respaldo. Seguiremos trabajando.”

Al final de la reunión, Mayer comunicó a los cineastas y productores que había recibido una llamada telefónica de Julio Scherer, consejero jurídico del Presidente, para comunicarle que en el gobierno no veían con buenos ojos esa propuesta.

Del Toro pidió a las autoridades de cultura y legisladores de Morena que actúen en coordinación y lamentó que apenas el martes la directora del Instituto Mexicano de Cinematografía, María Novaro, había sido notificada de que esos recursos estaban garantizados.

El cineasta jalisciense pidió que todas las voces del sector sean escuchadas en cualquier ajuste presupuestal.

Alfonso Cuarón dijo que desaparecer el Fidecine llevaría a una fuga de talentos y Alejandro Iñárritu expuso que no estaban pidiendo clemencia, sino reconociendo a una industria de que mercería recibir más apoyos del gobierno.

ALZARON LA VOZ

Antes de la reunión, la actriz Gabriela de la Garza usó Twitter y escribió “L@s abajo firmantes decimos #SíAlFidecine. ¡Sí al diálogo! Mejoremos las condiciones de nuestro cine y enfrentemos inteligentemente y al mismo tiempo, el difícil momento que estamos pasando”, texto que acompañó con una carta firmada por más de 150 figuras como Ofelia Medina, Ana de la Reguera, Cecilia Suárez y Joaquín Cosío.

La reacción se dio un día después de que la titular del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), María Novaro, dejara en claro que el Fidecine seguiría existiendo. Pero luego de la iniciativa de ley, ayer escribió en Twitter:

«En 2019 se realizaron 216 largometrajes, cifra histórica para el cine nacional. La mitad del cine mexicano se realiza con apoyos estatales que son semilla para la creación y participación privada. ¿Qué pasaría si no existieran? Sin los apoyos a la producción del cine mexicano, nuestras historias, lenguas e identidades en pantalla desaparecerían ante el embate económico y mediático del cine hollywoodense, no tendríamos documentales espléndidos, ni películas que nos representan exitosamente en el mundo y no tendríamos representación audiovisual y lingüística de nuestras regiones y comunidades originarias”, escribió Novaro.

Por su parte, la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), presidida por Mónica Lozano, rechazó “enérgicamente” la iniciativa.

El pasado 2 de abril la comunidad alzó la voz cuando se anunció la desaparición del Foprocine (Fondo para la Producción Cinematográfica de Calidad), sin embargo, después se dijo que no se iría, sino que se fusionaba con el Fidecine.

FUENTE: EXCELSIOR | 22/05/2020

A %d blogueros les gusta esto: