De acuerdo con un artículo publicado en la Revista Americana de Medicina Respiratoria, se ha registrado que desde el 14 de abril, alrededor del 32% de las muertes por Covid-19 corresponden a residentes afroamericanos en Estados Unidos.

Esto indica un riesgo de mortalidad 2.3 veces mayor que la de residentes caucásicos.

Los especialistas en medicina de la Universidad de Wisconsin y la Universidad de Florida, observaron que esto puede ser debido a que la expectativa de vida que tienen los habitantes afroamericanos es menor en comparación con los demás; también suponen que es porque no todos tienen acceso a los sistemas de salud.

“Existen desafíos clínicos y de salud pública a corto plazo que incluyen un mayor acceso y uso de la atención médica por parte de personas afroamericanas y todas las minorías desfavorecidas dentro de los Estados Unidos. Con respecto a Covid-19, ahora es el momento de comprometerse con desafíos clínicos y de salud pública a corto y largo plazo”, describen los especialistas en el artículo.

Por lo anterior, sugieren que debe existir igualdad en las pruebas rápidas generalizadas para diagnosticar el virus y sus anticuerpos, asimismo, debe haber educación de salud pública sobre el distanciamiento social y lavado de manos, entre otras medidas de seguridad para prevenir el contagio del virus.

Otro factor importante es el acceso a la atención médica, con ello se podrían disminuir las desigualdades raciales en la morbilidad y mortalidad, respecto a la enfermedad.

Además, consideran que los desafíos de salud pública más importantes a largo plazo serán el resultado del desarrollo de la vacuna, ya que es poco probable que las minorías o las personas desfavorecidas tengan acceso a esta.

Según los expertos, otra enfermedad que puede ejemplificar la desigualdad racial en la mortalidad de la población más vulnerable, es el cáncer hepatocelular, puesto que, los tratamientos son prohibidos para algunas personas.

“Con respecto a Covid-19, puede ser demasiado tarde para abordar los múltiples factores, que ya imponen mayores cargas de morbilidad y mortalidad a los afroamericanos y otros grupos socioeconómicamente desfavorecidos”, explican.

Sin embargo, resaltan la importancia de realizar investigaciones que permitan comprender los múltiples factores responsables de los aumentos de mortalidad observados en las desigualdades raciales. Los resultados podrían ayudar a identificar a los grupos más vulnerables y esto permitiría brindarles los tratamientos necesarios.

“Con base en la totalidad de la evidencia existente, creemos que las principales prioridades clínicas y de salud pública deben ser; lograr la igualdad para todas las modalidades preventivas, diagnósticas y terapéuticas de beneficio comprobado”, concluyen los especialistas.

Fuente: 24 horas

A %d blogueros les gusta esto: