Investigadores del Instituto de Ontario para la Investigación del Cáncer en Canadá encontraron ciertas regiones del ADN no codificante que, cuando se alteran, podrían conducir a la progresión del cáncer. 

El estudio fue publicado en la revista Molecular Cell. Este hallazgo puede conducir a mejorar las pruebas de detección, diagnóstico y terepias de presición. En el estudio del Instituto de Ontario para la Investigación del Cáncer se analizaron patrones de mutación dentro de las vastas regiones no codificantes del ADN humano que controlan cómo y cuándo se activan los genes.

«Las mutaciones conductoras de cáncer son relativamente raras en estas grandes regiones no codificantes que a menudo se encuentran lejos de los genes, presentando desafíos importantes para el análisis sistemático de datos», dice el Dr. Jüri Reimand, investigador de OICR y autor principal del estudio. 

Para el estudio se analizaron los datos de secuenciación del genoma completo de más de mil 800 personas, en las que se encontraron evidencias de nuevos mecanismos moleculares que pueden causar cáncer y dar lugar a tumores más agresivos.

Se analizaron más de 100 mil secciones del genoma de cada paciente, centrándose en las regiones no codificantes que a menudo se pasan por alto que interactúan con los genes a través del genoma tridimensional. 

«Caracterizamos varias regiones no codificantes potencialmente involucradas en la oncogénesis, pero acabamos de arañar la superficie», dice Reimand. «Con nuestros algoritmos y los conjuntos de datos de rápido crecimiento de genomas de cáncer de pacientes y perfiles epigenéticos, esperamos poder hacer futuros descubrimientos que puedan conducir a nuevas formas de predecir cómo progresará el cáncer de un paciente y, en última instancia, nuevas formas de atacar la enfermedad de un paciente o diagnosticarla más precisamente», finalizó el investigador. 

Fuente: Debate

A %d blogueros les gusta esto: