A pocos días de iniciar el torneo mexicano, Cruz Azul entró en estado de emergencia. La lesión de Milton Caraglio, el hombre de más experiencia en el ataque, redujo las posibilidades del técnico Robert Dante Siboldi para resolver la tarea de marcar goles.

El delantero argentino sufrió una fractura en el quinto metatarso del pie derecho, en su último juego amistoso ante el Toluca y estará fuera de seis a ocho semanas, luego de ser intervenido quirúrgicamente.

Sin él, y las recientes salidas de Martín Cauteruccio (Estudiantes de La Plata) y Bryan Angulo (Xolos), la única alternativa ofensiva de La Máquina es Santiago Giménez, el hijo del Chaco Giménez. Aunque cuenta con la confianza de Siboldi, la apuesta requerida para sus planes es el marfileño Aké Loba, quien sigue en negociaciones para llegar a La Noria.

La operación está a cargo de Jaime Ordiales, el actual director deportivo del equipo, pero tiene una fecha límite, pues el 31 de enero es el último día para que los clubes mexicanos registren a sus refuerzos. El deseo de Aké Loba es dar el salto a La Máquina. No obstante, la diferencia radica en el tema salarial, que hasta ahora mantiene en vilo su traspaso.

Con la ausencia de Caraglio, y sin más opciones de experiencia, la responsabilidad de los goles recae hoy en Santiago Giménez, con apenas tres partidos en la Liga MX.

Fuente: El Heraldo

A %d blogueros les gusta esto: