La Diputada Dolores Gutiérrez Zurita, denunció en tribuna arbitrariedades en el Instituto de Formación para el Trabajo del Estado de Tabasco (IFORTAB) y el DIF Estatal, que van desde los despidos injustificados, abuso de autoridad, hasta la discriminación de personas con debilidad visual.

En su calidad de Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos en el Congreso, señaló que en el caso del IFORTAB, a consecuencia del error jurídico administrativo de aplicar equivocadamente la fusión del Servicio Estatal de Empleo con el IFORTAB, están en incertidumbre laboral 320 trabajadores entre administrativos y maestros.

La legisladora precisó que a pesar de que este error fue enmendado, los trabajadores han tratado de hablar al menos en 10 ocasiones con el Director General de esta dependencia, sin que éste, los reciba porque permanece ausente de su oficina o más grave, desinteresado en darles la cara. Señaló que el Gobierno de Tabasco no podrá pretextar que los despidos son para ahorrar recursos, ya que señaló que para pagar la nómina en el IFORTAB, el recurso es de carácter federal.

La Diputada Dolores Gutiérrez Zurita, hizo un llamado al Secretario de Educación, para que atienda el clamor de estos trabajadores, que tienen entre 9 y 20 años de servicio. Indicó que si bien, los trabajadores saben que pueden o no ser recontratados, lo que sí exigen es el pago de los adeudos que la dependencia tiene con ellos, correspondiente a quincenas del 2019.

En cuanto a las irregularidades en el DIF Tabasco, la parlamentaria lamentó que esta dependencia que debe apoyar a personas en condiciones de vulnerabilidad, haya despedido a Virgilio José Uscanga Ramírez, trabajador con debilidad visual grave.

Señala que según datos proporcionados por el afectado, su jefe inmediato de nombre Jonhy Lauriel Avalos Cruz, quien funge como titular de la Unidad de Apoyo Informático, lo obligaba a hacer guardias excediendo las jornadas laborales para una persona en su condición, la instalación de software sin licencia el cual constituye un delito, brindar soporte técnico fuera de las instalaciones, sin hoja de comisión o viáticos, arriesgando su integridad física.

Sostuvo que el despedido fue discriminado por su debilidad visual, obligado a trabajar sin los ajustes razonables para realizar su actividad, chantajeado para obligarlo a firmar un contrato con una categoría diferente al que ya había firmado anteriormente, y finalmente cesado de su trabajo.

Por último, al reconocer la sensibilidad de la presidenta del Voluntariado del Sistema DIF Tabasco, Dea Isabel Estrada de López, dijo confiar para que atienda este caso de despido a un débil visual.

A %d blogueros les gusta esto: