Un grupo ambientalista alertó ayer del riesgo que representa una base militar de Texas que el gobierno de Donald Trump propuso como centro de detención temporal para niños migrantes, pues contiene toxinas, que podrían representar un riesgo para la salud.

En junio pasado, el entonces secretario de Defensa, Jim Mattis, afirmó que el Ejército se preparaba para albergar a familias inmigrantes en Fort Bliss, una base en El Paso, Texas, y a menores no acompañados en la Base Aérea Goodfellow, en San Angelo.

Earthjustice dijo que identificó cuatro áreas cerca del sitio propuesto en Goodfellow, incluido un antiguo relleno sanitario, un área de artillería, un depósito de combustible y áreas de entrenamiento en incendios. Si bien algunas zonas se han limpiado, el grupo sostuvo que se necesitan pruebas más exhaustivas para garantizar que el sitio sea seguro.

Si se permite que ocurra, aproximadamente siete mil 500 niños migrantes serán detenidos en un área contaminada con plomo, arsénico, benceno y una miríada de otros productos químicos dañinos asociados con un mayor riesgo de cáncer y daño permanente al desarrollo neurológico”, indicó.

Earthjustice sostuvo que su informe tiene sustento en documentos públicos de la Fuerza Aérea que detallan las investigaciones, inspecciones y estudios de factibilidad del sitio. Agregó que escribió el reporte después de que la Fuerza Aérea se negó a entregar documentos que había solicitado sobre el plan.

Un portavoz del Departamento de Salud y Servicios Humanos comentó que había realizado visitas preliminares a Goodfellow, Fort Bliss y otros sitios en Arkansas y Texas para determinar su eficiencia como centros de detención, pero que “ninguna de estas propiedades está bajo consideración activa en este momento”.

Agencias | Grupo VX | Miércoles 13 de Febrero

%d bloggers like this: