Por: Leidi Susana León| Grupo VX| Viernes 08 de junio de 2018 

Una queja contra la Secretaría de Salud por las presuntas violaciones a los usuarios de los servicios de salud pública del Estado, así como de los directores de los hospitales que dependen de ella en la entidad, presentó ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, el diputado local por el PRI, Manuel Andrade Díaz.

El legislador acudió a las instalaciones de la CEDH y señaló que el derecho fundamental a la salud, no se está respetando ni garantizando en la entidad; por ello solicitó al organismo intervenir en una inspección inmediata en todos los hospitales para saber cuántas cirugías se reprogramaron, si cuentan los quirófanos con insumos suficientes entre otras cosas.

También solicitó que una vez realizado lo anterior, se tomen las medidas precautorias a fin de presentar un informe que rinda la administración pública estatal, para saber si existe o no abastecimiento de medicamentos y se inicien los procesos administrativos para aplicar las sanciones a quienes resulten responsables.

“La primera, que me tenga por presentado la función de lo que estoy añadiendo y señalando; la segunda que le den entrada a mi queja en los términos que establecen los Derechos Humanos del estado, que se ordenen todas las inspecciones y recaben los informes que se han señalado para acreditar los hechos que aquí expongo y se acredite o no la violación a los derechos humanos de los pacientes, fundamentalmente se le da prioridad a los menores de edad debido a las carencias de médicos y equipos y materiales necesario expresado para restaurar su salud…

Andrade Díaz adjuntó en sus documentos, declaraciones de notas periodistas de integrantes de asociaciones médicas, escritos en redes sociales, escritos oficiales, así como, declaraciones de manera privada.

El legislador denunció además que los médicos fueron advertidos de no declarar nada o tomarían represalias contra ellos.

Dijo además que no estar de acuerdo con la respuesta del gobierno del Estado al señalar que su denuncia genera “suspicacia”, lamentando que el propio mandatario estatal no estuviera enterado de la situación.