China y Estados Unidos iniciaron hoy una nueva ronda de negociaciones diplomáticas para tratar de acercar posturas en materia arancelaria y frenar así una posible guerra comercial entre ambos países.

Una delegación de funcionarios estadunidenses encabezada por el secretario de Comercio, Wilbur Ross, comenzó hoy las negociaciones con el Gobierno chino para tratar de reducir las tensiones que en los últimos días han vuelto a florecer.

 Esta es la tercera ronda de unas conversaciones que arrancaron a finales de abril en Pekín después de la escalada de tensión acontecida por el sucesivo anuncio de imposición de aranceles a productos importados.

La segunda ronda se celebró en Washington, con equipos de negociación liderados por el viceprimer ministro económico chino, Liu He, y el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, y concluyó con un acuerdo con el que se ponía «en suspenso» la guerra comercial.

Estados Unidos suspendió la posible imposición de aranceles por valor de 150 mil millones de dólares a cientos de productos chinos por temas de propiedad intelectual, mientras que china se comprometió a aumentar «significativamente» sus compras de bienes y servicios de Estados Unidos para equilibrar la balanza comercial.

China y EU retoman negociaciones para evitar guerra comercial

Así, este martes la Administración de Trump informó de que impondrá un arancel del 25 %, por un valor de 50 mil millones de dólares, a las importaciones chinas que contengan tecnología industrial que Washington considere que violan la normativa de propiedad intelectual.

El Gobierno chino respondió a esta decisión asegurando que va «en contra del consenso alcanzado por ambas partes durante las negociaciones mantenidas».