El alcoholismo en México es un grave problema de salud pública cuya incidencia no ha disminuido, por el contrario, se ha multiplicado de manera preocupante, plantearon funcionarios, expertos y legisladores en la Cámara de Diputados. 

En el marco de un foro temático, Juan Arturo Sabines, director de la Oficina Nacional para el Control del Tabaco y el Alcohol de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), apuntó que entre la población de 12 a 65 años, el consumo excesivo de alcohol se ha incrementado en 73 por ciento.

En la población menor de edad, el abuso de bebidas alcohólicas aumentó en 107 por ciento, pese a que está prohibida la venta de esos productos a menores de 18 años. La problemática se agrava entre las adolescentes, remarcó.

“En donde se observa un incremento en el caso de la población general de 12 a 65, de un 73 por ciento. Es decir, teníamos nueve millones de consumidores con consumo excesivo, y pasamos a 16.8 millones de consumidores”, expuso.

“Pero si nos centramos en la población menor de edad y recordemos que está prohibida la comercialización y distribución de bebidas alcohólicas a menores de edad, vemos que hay un incremento del 107 por ciento. Es decir, ellos pasaron de poco más de medio millón de personas, al millón completo de personas”, abundó.

“Y si entramos en el análisis de las adolescentes del sexo femenino, podemos ver que pasan del 2.2 por ciento al 7.7 por ciento, es decir, un incremento del 277 por ciento”, alertó.

En el foro “Impacto del Alcoholismo en los ámbitos de seguridad pública, justicia y penitenciario”, organizado en San Lázaro, expertos, legisladores y funcionarios públicos señalaron que en el mundo, el consumo desmedido de alcohol provoca más muertes que la violencia y que enfermedades como el VIH Sida y la tuberculosis juntas.

Recalcaron que cada año 3.3 millones de personas mueren por causas asociadas al exceso en el consumo de alcohol, lo que equivale al seis por ciento de las muertes en el mundo.

En su intervención, Roberto Karam, presidente de la Junta de Custodios de la Central Mexicana Alcohólicos Anónimos, refirió que datos del Servicio Médico Forense, apuntan a que en 2016 de las 11 mil 356 muertes registradas ante esa instancia, en el 8.6 por ciento de los casos se encontró la presencia de sustancias ajenas al organismo.

En el 67 por ciento de esos casos, la sustancia detectada fue el alcohol, de modo que dos de cada tres muertes en las que el SEMEFO detectó ese tipo de agentes, estuvo asociada al abuso de las bebidas alcohólicas.

A su vez, la diputada del Partido Acción Nacional (PAN), Teresa Lizárraga, manifestó que en el 50 por ciento de los accidentes viales en México, el consumo excesivo de alcohol fue determinante.

 

Fuente: MVS Noticias