Vía: Excelsior

El número de estudiantes fallecidos en un ataque con arma blanca en un instituto de la provincia china de Shaanxi (norte) ascendió a nueve en las últimas horas, después de que dos de los heridos que estaban siendo tratados en hospitales cercanos fallecieran, informó hoy la agencia oficial Xinhua.

Siete de los fallecidos, al parecer estudiantes del instituto menores de edad, son chicas, mientras que el presunto atacante, un hombre identificado solo con el apellido Zhao, está bajo custodia policial, señalaron las autoridades locales.

El ataque se produjo hacia las 18:10 hora local del viernes (10:10 GMT) en un instituto de la comarca de Mizhi, en el centro norte del país.

Los estudiantes salían de sus clases cuando se produjo la agresión, de la que se han filtrado algunas imágenes en las redes sociales donde pueden verse varios jóvenes tendidos en el suelo, rodeados de testigos.

Las edades de las víctimas no han sido aún reveladas, aunque tratándose de estudiantes de secundaria podrían ser menores de entre 12 y 15 años.

ALEGA BULLYING

El presunto autor del ataque es un joven de 28 años que estudió hace años en el mismo centro, en el que, según dijo, sufrió allí acoso escolar, señalaron hoy las autoridades locales.

El sospechoso de uno de los mayores ataques múltiples de los últimos años en China aseguró tras su detención que de niño había sido acosado en ese instituto, lo que le generó odio contra otros estudiantes.

El detenido vivía en el pequeño pueblo de Zhaojiashan de Mizhi, en la comarca en la provincia de Shaanxi, donde ocurrió la matanza.

Zhao atacó ayer con un cuchillo a estudiantes del Instituto Número Tres de Mizhi hacia las 18:10 hora local (10:10 GMT), cuando muchos de ellos salían de clase y se dirigían a sus casas.

Siete murieron en el acto y otros dos horas después, según se desprende de las informaciones de las autoridades locales, que no detallaron la edad de las víctimas.

Varios ataques indiscriminados con arma blanca se han registrado en China en los últimos años, algunos de ellos dirigidos contra menores de edad en colegios o incluso guarderías, perpetrados con frecuencia por personas con problemas mentales.

En el año 2010, una oleada de ataques de este tipo junto a escuelas causó 15 fallecidos y decenas de heridos, mientras que en junio del año pasado un ataque con un explosivo casero junto a una guardería de Jiangsu (provincia del este del país) provocó ocho muertos, en su mayoría padres que iban a buscar a sus hijos.