Por: Sara Amador Vera| Grupo VX| Jueves 12 de abril de 2018

La Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH)  acusó que en el desalojo de maestros el pasado lunes hubo exceso de fuerza desplegada y condenó el uso de gas lacrimógeno, cuyos efectos  resintieron inclusive, terceros ajenos a la situación, presentes en las inmediaciones.

El presidente del organismo, Pedro Calcáneo Argüelles exhortó a las autoridades que tengan relación o intervención en la problemática, a que  privilegien el diálogo, la tolerancia, las vías alternas y particularmente, la estricta legalidad en el cumplimiento de sus atribuciones, ya que los docentes plantean la justa pretensión de que se les paguen salarios por trabajos ya realizados.

«De procederse de otra manera, se afectarían las condiciones de vida digna de los docentes, que tienen responsabilidad de garantizar y proteger», dijo en rueda de prensa.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos inicio de oficio un expediente de petición y de manera complementaria emitió una serie de medidas cautelares a la Secretaría  de Educación y a la Secretaría de Seguridad Pública encaminadas a que se reconozca y aclare la situación relacionada a los pagos aludidos, se establezca un calendario de pago y se establezcan mecanismos para dar seguimiento y cumplimientos de los acuerdos tomados, que se abstengan del uso desproporcionado de la fuerza pública y que en el involucramiento sucesivo de elementos policiales en este caso, exista en el lugar de los hechos mandos con la autoridad, criterio y formación requeridas para evaluar la situación, planificar su respuesta y supervisar que la fuerza pública se emplee de manera racional y proporcional.